La Importancia del Diseño Instruccional en e-Learning

Por Javier Salas | Diseño Instruccional

Ene 28

EL DISEÑO INSTRUCCIONAL, ESE GRAN AGUJERO NEGRO

En el capítulo de hoy incidiremos en la importancia del diseño instruccional como elemento crítico de cualquier proyecto e-Learning, con independencia del alcance que queramos darle cada cual al concepto en sí mismo. Para aquellas personas que no estén muy familiarizadas con el término, decir que son muchas y variadas las definiciones que podemos encontrar sobre el particular; aquí os dejamos un par de ellas como muestra que nos han resultado interesantes:

  • “El diseño instruccional es la ciencia de creación de especificaciones detalladas para el desarrollo, implementación, evaluación, y mantenimiento de situaciones que facilitan el aprendizaje de pequeñas y grandes unidades de contenidos, en diferentes niveles de complejidad”. Berger y Kam (1996)
  • “El diseño instruccional supone una planificación instruccional sistemática que incluye la valoración de necesidades, el desarrollo, la evaluación, la implementación y el mantenimiento de materiales y programas”. Richey, Fields y Foson (2001)

LAS REGLAS DEL JUEGO

Como no queremos ponernos muy académicos, y más allá de las definiciones, no cabe duda que la realización de contenidos formativos adaptados para entornos virtuales, al igual que ocurre cuando diseñamos un curso presencial, debe regirse por unas reglas y procedimientos específicos que garanticen que el resultado final se ajusta a los criterios pedagógicos, metodológicos y técnicos propios de este tipo de recursos formativos. En definitiva, todo esto se justifica en la necesidad final de que el alumno adquiera los conocimientos necesarios de la mejor forma posible y en el tiempo establecido, y siendo distintos, el cumplimiento de estos preceptos es sí cabe todavía más importante en e-Learning que en el modo presencial, ya que gran parte de la actividad lectiva del alumno estará basada en el autoestudio y se desarrollará de forma asíncrona, sin la presencia del profesor o el tutor, lo que en contenidos de gran extensión podría provocar en el alumno el “efecto soledad”, algo que ocurre con bastante frecuencia debido a que muchos desarrollos se centran casi exclusivamente en la parte técnica y dejan de lado todo lo relativo al tratamiento de los contenidos, algo que el diseño instruccional no puede dejar de lado. Por tanto, y esto es muy importante que nos quede claro, en e-Learning casi tan importante como que el alumno aprenda es que lo haga de la forma adecuada, que se sienta a gusto, y eso sólo lo lograremos con un adecuado tratamiento pedagógico y metodológico de los contenidos formativos. Así pues, podemos concluir como primera premisa que en entornos virtuales tan importante es QUÉ se presenta como la forma CÓMO se presenta.

Desgraciadamente y como ya hemos comentado, con demasiada frecuencia nos encontramos casos donde tanto la adaptación pedagógica como el diseño metodológico quedan en un segundo plano o se obvian directamente, diluidos en el concepto demasiado generalista de calidad de los contenidos. En estas ocasiones, el QUÉ acapara todos los focos en detrimento del CÓMO, un error muy común que repercutirá negativamente en el producto-resultado final. De aquí podemos extraer una segunda premisa: unos contenidos de calidad no garantizan por sí mismos el éxito de la impartición online. Por tanto, y para no caer en nuevas confusiones, es importante dejar claro que:

  • Los contenidos de calidad garantizan exclusivamente la adecuación de éstos al nivel de conocimiento que se desea impartir.
  • La adaptación pedagógica garantiza una correcta estructuración, síntesis y adaptación de los contenidos al formato online. El punto de partida para realizar el tratamiento de los contenidos que integrarán el curso online puede resultar de lo más variado: desde el material de un curso presencial hasta un libro o un vídeo, por poner algunos ejemplos, lo que implicará recursos y dedicaciones (y por ende presupuestos) diferentes en cada caso. En ocasiones ni siquiera dispondremos de soporte documental, y tendremos que trabajar directamente los contenidos investigando por nuestra cuenta o con la ayuda de un Experto. En general, podemos concluir en este apartado que la adaptación pedagógica resultará más fácil de realizar cuanto más genérico sea el contenido a impartir, ya que entonces la necesidad de un Experto por parte del Pedagogo se reduce.
  • El diseño metodológico determina los recursos didácticos y técnicos que nos permitirán alcanzar una óptima puesta en escena de los contenidos del curso. Dependiendo del tipo de contenido y de la finalidad del aprendizaje deberemos decidir qué tipo de interacción queremos lograr con el alumno, lo cual determinará por ejemplo la frecuencia y tipo de ejercicios que tendremos que diseñar, si fuera necesario, o la frecuencia y el tipo de soporte humano que recibirá el alumno, ya sea de índole técnica o a través de un Experto y/o Tutor. Asimismo, corresponde decidir de antemano qué tipo de seguimiento recibirá el alumno, y en su caso qué variables queremos medir (por ejemplo, tiempo de acceso, % realizado del curso, resultados de los test de evaluación, etc.), qué restricciones queremos introducir (por ejemplo, si el acceso a los contenidos será libre, condicionado o progresivo, el número de veces que se podrán realizar los test de evaluación, si los hubiera, etc.) y cuáles son los requisitos para considerar como finalizado el curso (por ejemplo, % de tiempo de acceso, % de pantallas visitadas y/o resultado mínimo necesario de los test de evaluación). En general, el diseño metodológico resultará más fácil de realizar cuanto menor sea el nivel exigido de seguimiento y evaluación de los alumnos, hasta llegar a la situación más simple donde el aprendizaje estaría basado completamente en el autoestudio y los requisitos y restricciones de uso de los contenidos se reducen sustancialmente.

Como veis, son muchas las variables a analizar y las decisiones que habrá que tomar para un correcto diseño instruccional de contenidos, todo ello previo a las virtualización (desarrollo) de los mismos. Y como es fácil de imaginar, según sean las decisiones tomadas así serán los requisitos técnicos del curso, cuyas principales variables de decisión abordaremos en un próximo capítulo.

Acerca del autor

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies