Tin Can API, ¿adiós al SCORM?

Por Javier Salas | Diseño Instruccional

Mar 04

Tin Can API es la nueva normativa que parece llamada a suceder como protocolo e-Learning a la hasta ahora especificación estándar SCORM, que venía posibilitando el seguimiento de la formación on-line desde el año 2001. De hecho, son creación del mismo proveedor, Advanced Distribued Learning (ADL), quien parece haberse hecho eco por fin de todas las solicitudes de mejora que la comunidad de usuarios de SCORM ha venido realizando a lo largo de estos años. Efectivamente, en los últimos tiempos las posibilidades que ofrecía SCORM resultaban de forma cada vez más evidente insuficientes para dar respuesta a la creciente demanda del mercado de la formación, totalmente sometida a los avances tecnológicos que de forma ininterrumpida dan lugar a nuevas formas de comunicación, de conectarnos e informarnos a nivel global, y, pensando ya específicamente en el mundo e-Learning, a nuevas formas de entender el aprendizaje y el uso de las redes sociales.

Gracias a estos avances y a las nuevas vías de desarrollo que ofrecen, hoy podemos decir sin temor a equivocarnos que el e-Learning ha adquirido una dimensión e identidad propias, dejando de ser ya una mera comparsa de los modelos tradicionales de formación; la alternativa que bajo determinadas circunstancias podía resultar interesante como sustitutivo o complemento a la formación presencial, y casi siempre con el argumento del ahorro en costes como mejor tarjeta de presentación, más allá de la mayor o menor eficiencia que pudiera alcanzar como metodología formativa.

En este contexto, el protocolo SCORM debía también dar un paso adelante y adaptarse a las nuevas reglas del juego, que exigen sobre todo una ampliación del campo de acción y una mayor flexibilidad en la utilización de herramientas y recursos. Y aunque hoy en día todavía son relativamente pocas a nivel mundial las empresas que aplican la nueva normativa Tin Can API, sí que existen indicios que demuestran que su crecimiento es constante en el camino hasta erigirse en el nuevo estándar del mercado de la formación virtual. Buena prueba de ello es su utilización en el diseño de plataformas de formación en WordPress.

¿QUÉ APORTA DE NUEVO Tin Can API?

La principal novedad que aporta Tin Can API respecto a su predecesor SCORM es que posibilita registrar como recursos formativos muchos instrumentos de aprendizaje que trascienden las tradicionales píldoras formativas de antaño; o dicho de otra forma, el nuevo protocolo permite la integración de nuevos y múltiples recursos, además de los tradicionales, tanto de carácter formal como informal, en el proceso de aprendizaje, con el añadido de que para guardar registro de su utilización no necesariamente va a exigir una conexión web en el momento.

Otra particularidad de Tin Can API es que hace posible el registro de actividad desde cualquier dispositivo electrónico, ya sea ordenador, tablet o móvil; y más allá todavía, en realidad permite el registro de cualquier actividad o experiencia formativa que estemos llevando a cabo en el mundo real, ya que para estos casos tiene contemplada la utilización de un sistema llamado Learning Record Store (LRS) que dispone de sus propios mecanismos de registro y recuperación de datos, almacenando los registros de estado (learning records) en la nube, con independencia de si luego tenemos o no vinculado este sistema con un LMS o con cualquier herramienta de gestión de informes. Asimismo, también es posible vincular este sistema con otras herramientas de Recursos Humanos.

Por este mismo motivo, y siempre hablando a nivel de seguimiento de la actividad formativa, la existencia de un LMS, aunque aconsejable, deja de ser totalmente necesaria con Tin Can API, ya que ahora los cursos on-line ya no tienen que estar necesariamente subidos en la plataforma, ni van a exigir estar conectados a internet durante el periodo de acceso al curso para poder dejar registro. Precisamente éste es el nivel de flexibilidad necesario al que hacíamos referencia antes: con Tin Can API, podemos desarrollar aplicaciones a medida para cualquier dispositivo, ya sea Web, Android, iOS, etc., en el lenguaje de programación que convenga en cada caso, las posibilidades en este sentido son casi infinitas, y sin necesidad de un LMS o un navegador.

Esta revolución tecnológica ha traído consigo que igualmente haya sido posible hacer una revisión de los patrones de seguimiento y registro de la actividad formativa imperantes hasta el momento, hasta el punto que ahora ya no nos centramos sólo en lo que aprendemos sino también en lo que hacemos como mejor forma de entender hasta dónde podríamos llegar. En el fondo, la filosofía que subyace detrás de todo esto va encaminada a considerar que toda experiencia registrada es susceptible de aportar en el proceso de aprendizaje, más allá de lo puramente formal.

CONFIGURACIÓN DE Tin Can API

Los expertos apuntan cuatro capas principales para entender cómo está configurada la  estructura estándar de Tin Can API:

  • CAPA 1: supone una evolución de los parámetros que veía manejando el estándar SCORM, de forma que permite lanzar contenidos y realizar el seguimiento desde cualquier dispositivo, servidor o entorno offline, entre otras funcionalidades.
  • CAPA 2: permite el registro de cualquier actividad de aprendizaje informal, ya sea dentro o fuera de la red, vinculada al uso de redes sociales, recursos Web 2.0, dispositivos electrónicos, etc.
  • CAPA 3: desarrolla el acceso al registro y lectura de los datos, posibilitando que Learning Record Store (LRS) se comunique con otras herramientas de análisis, de generación de informes e incuso con otros LRS, de forma que la exportación de datos se realice de forma sencilla y permita el análisis de contenidos y de resultados.
  • CAPA 4: permite analizar la efectividad de la formación realizada con relación al desempeño de la persona en el puesto de trabajo, mediante el seguimiento de la actividad que realiza la persona tanto en redes sociales como en la propia empresa, analizando después la convergencia entre ambas actividades, de forma que en un futuro se pretende poder discernir qué itinerario de aprendizaje es el más adecuado para cada persona, y mejorar así el ROI de la formación.

¿Y AHORA QUÉ?

En todo caso, y pese al potencial y perspectivas de evolución de esta nueva especificación, parece aconsejable tener un mínimo de prudencia a la hora de emitir cualquier pronóstico sobre el futuro de Tin Can API, ya que las opiniones al respecto son todavía muy variadas, en el sentido de que si bien parece claro que ahora mismo se está demandando poder desarrollar ciertas actividades fuera del área de influencia del LMS, no es menos ciertos que éstos últimos parecen haber entrado asimismo en un proceso de adaptación que les permita agregar esta funcionalidad a sus prestaciones tradicionales, y en este sentido, las plataformas desarrolladas en WordPress son una buena muestra de ello.

Acerca del autor

(1) comentario

Añade tu respuesta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies